Blog

Cómo controlar la eyaculación precoz - Cómo controlar la eyaculación

Cómo controlar la eyaculación

No saber controlar la eyaculación puede ser un problema y un trastorno sexual que imposibilite en la mayoría de los casos las relaciones sexuales, ya que el simple contacto o roce con la persona deseada, o peor aún, el simple pensamiento de un acto sexual puede desembocar en una eyaculación precoz, algo que no solo afectará en lo físico, sino también en la autoestima del hombre que la sufre y en su manera de ver las relaciones íntimas ya que hace que se aleje de las mismas para evitar no dar la talla con su pareja.

Existen diferentes técnicas y ejercicios que han sido comprobados que ayudan a que la eyaculación sea controlada de una manera eficiente, pudiendo aguantar en el pico del placer para que, cuando el hombre desee, poder tener el orgasmo y por lo tanto eyacular de una manera mucho más intensa y placentera de lo que podría haberlo hecho sin dichas técnicas. 

Cómo controlar la eyaculación - Cómo controlar la eyaculación

Ejercicios para controlar la eyaculación

En la actualidad la eyaculación precoz supone uno de los principales trastornos sexuales que más preocupan al hombre, haciendo que este se sienta abatido, sin energías, y la relación de pareja pueda verse negativamente afectada ya que sus relaciones íntimas no se producen con la frecuencia e intensidad que ninguno de los dos espera. Sin embargo, existen diferentes ejercicios y técnicas que han sido testadas por especialistas en sexología que, realizándolas a diario, se pueda controlar la eyaculación para permitir que la persona pueda aguantar más en el sexo, pudiendo llegar a eyacular exactamente en el momento que desea, logrando que sus relaciones sean más placenteras y su autoestima crezca considerablemente.

Dentro de este apartado podemos encontrar las técnicas que tienen que ver con los propios músculos encargados en este proceso fisiológico, como también en la respiración y relajación, ya que se ha comprobado que aquellos hombres que no respiran correctamente cuando están teniendo sexo, tienen eyaculaciones más rápidas. Por otro lado, no hay que olvidar la estimulación que pueda darse en pareja, muy importante y necesaria para la superación de este bache, como también la masturbación, un ejercicio de autoexploración que será muy útil en el control de la eyaculación.

Masturbación

La autoexploración es una acción muy importante a la hora de conocer el propio cuerpo y cuáles son los puntos más sensibles que te hacen alcanzar el placer más rápido. Si sabes manejar tu propio placer, será más fácil que puedas llegar a manejar tu eyaculación de una manera satisfactoria, ya que conseguirás que, en el caso de llegar a uno de los puntos máximos, podrás dirigir el placer a otra parte de tu cuerpo, logrando de esta manera que puedas seguir con la estimulación sin riesgo a que tengas un orgasmo, pero seguirás disfrutando del sexo. Para esto la actividad más clara es la masturbación, debiendo hacerlo con tranquilidad y paciencia.

Exploración en pareja

Cuando se tiene un problema de este tipo, es ideal que la pareja esté unida y que ninguno de los dos se aparte del trastorno que está ocurriendo o que ocurre, ya que esto podría poner fin a la relación y es algo que no queremos. Para poder conseguir una mejora en el control de la eyaculación, es aconsejable que se pueda explorar en pareja por medio de masajes y otras técnicas en las que ambos van a ir conociendo el cuerpo del uno y del otro, fomentando que haya una mejora en la comunicación y que, por otro lado, si se ve como una actividad divertida, podrá ser un buen aliciente para practicar sexo todos los días.

Técnicas de respiración y relajación

La respiración como hemos mencionado con anterioridad es sumamente importante, ya que consigue que el cuerpo se relaje, se vayan los nervios o el estrés de dar la talla en la cama y aguantar. A veces la sensación de querer durar mucho más tiempo hace que el hombre entre en pánico, logrando justamente lo contrario, que la eyaculación sea precoz, muy rápida y poco placentera. 

Ejercicios de Kegel

Finalmente hablar de los ejercicios de Kegel, unos ejercicios que lo que busca es el fortalecimiento de los músculos encargados de la eyaculación para poder controlarlos con más facilidad para que, cuando veamos que llega el momento del clímax poder retardar este proceso.

Cómo controlar la eyaculación precoz - Cómo controlar la eyaculación

Beneficios de controlar la eyaculación

Controlar la eyaculación cuenta con muchas ventajas aparte de la que el sexo va a durar mucho más tiempo. Al poder eyacular cuando uno desea, puede seguir disfrutando de las relaciones íntimas con la pareja durante el tiempo que desea, jugando y practicando lo que les apetezca para que de esta manera sea un juego mucho más intenso y divertido para ambos. 

Por otro lado, se ha comprobado que aprender a controlar la eyaculación para llegar al orgasmo cuando el hombre desea lo que consigue es que dicha persona disfrute de una mayor intensidad a la hora de eyacular, con más potencia y también con un placer más duradero, algo que se hará de agradecer a diferencia de las eyaculaciones precoces

Por supuesto ayudará a la relación de pareja, ya que ambos estarán mucho más satisfechos cuando terminen, tanto el hombre como la mujer, habiendo por otro lado más tiempo para comunicarse y para lograr ambos el orgasmo que tanto anhelan, pero haciéndolo con la máxima intensidad. Esto también ayudará a la psique masculina, ya que se sentirá más complacido y con una autoestima mayor.

Consejos para tener una eyaculación retardada

Uno de los mayores consejos que podemos darte para controlar la eyaculación es que puedas tomártelo con mucha calma ya que con los primeros ejercicios es posible que no notes la mejoría que esperas. Es aconsejable, por lo tanto, que vayas realizando ejercicios durante al menos un mes, algo que puede prolongarse también hasta unos tres meses sin problema, ya que no se trata de algo que desaparezca de la noche a la mañana, sino que tiene que ir poco a poco, concienciando a la mente que es una de las que juegan un papel importante en este trastorno, como también para controlar el cuerpo y la zona muscular encargada en este proceso.