Blog

fetichismo de los pies 1 - El fetichismo de los pies

El fetichismo de los pies

Seguramente en más de una ocasión hayas escuchado hablar del fetichismo de los pies o directamente los pies realmente te exciten y en consecuencia quieras saber más sobre el tema. Pues aquí estamos para ayudarte y solucionar todas tus dudas. Pero antes de entrar en detalles, quiero dejar claro que el fetichismo excita a más personas de lo que pensamos. El problema viene dado de que muchas personas por miedo ocultan esa excitación, pero la verdad es que es algo muy común en la sociedad.

¿Qué es un fetiche?

Para comenzar hay que dejar claro que el fetiche es la atracción sexual que provoca una parte del cuerpo determinada o un objetivo. Normalmente se excluyen los genitales y otras zonas erógenas.

Cuando hablamos de fetichismo, hablamos de que la parte del cuerpo u objeto no solo despierta una gran excitación, sino que también aumenta el deseo sexual. Hay que dejar claro que una cosa es que te guste una cosa y otra es que además te cree un deseo sexual. Por ejemplo, a una persona le pueden gustar unos pies, pero no crear deseo sexual. En cambio, si a esa persona le gustan los pies y además le crean deseo sexual se puede decir que es una persona fetichista de los pies.

Con el objetivo de eliminar algunos tabúes, hay que dejar claro que ser un fetiche no es nada mal. Cada uno tiene sus gustos y no es significado de una desviación o problema psicológico. Se ha demostrado que se puede disfrutar de la experiencia sin ningún tipo de miedo, es más, está para disfrutarla y así conseguir una mayor satisfacción.

Fetiche de los pies

fetichismo - El fetichismo de los pies

Como hemos comentado, hay muchos tipos de fetiche, pero en este artículo nos vamos a centrar en el fetiche de los pies, uno de los más comunes. Según un estudio, un 70% de las personas fetichistas son de los pies, de aquí que sea el más común en la sociedad. Esto demuestra que para muchas personas el sexo no solo está presente en los genitales, sino que está presente en muchas otras partes del cuerpo.

Cuando hablamos de fetiche de los pies, podemos decir que hay diferentes rangos. No todas las personas tienen el mismo nivel de excitación a la hora de ver un pie, sino que dependerá de la persona. Por ejemplo, hay personas que con tan solo ver un pie bonito se pueden excitar. Es más, esa excitación no solo se produce cuando el pie está totalmente desnudo, sino que también se puede producir cuando está ligeramente al aire con unas sandalias o incluso cuando va dentro de unos zapatos. Otros personas necesitan tener contacto con los pies, olerlos, tocarlos… para conseguir esa excitación. Incluso muchas personas disfrutan chupando y lamiendo los pies. Todo es cuestión de gustos y hay que disfrutarlos para conseguir el placer que estamos buscando.

El pie perfecto

Es difícil decir cuál es el pie perfecto para un fetiche, pero se puede decir que normalmente suelen tener que cumplir una serie de reglas. Aunque podrán cambiar según los gustos de cada persona.

Para comenzar, el pie tiene que ser suave para que la experiencia sea agradable. Por supuesto, por higiene el pie siempre tiene que estar limpio para disfrutar del mismo. No hay que olvidar que los pies con arco pronunciado suelen llamar mucho más la atención. Normalmente suelen gustar los pies pequeños y con un poco de olor. Además, puede ayudar a que la excitación sea mayor si están decorados con uñas pintadas, tobilleras o tatuajes. Lo importante es saber qué es lo que gusta a la otra persona para podérselo ofrece y en consecuencia disfrutar de una buena experiencia.

Tipos de prácticas de fetiches en los pies

fetichismo de los pies 1 - El fetichismo de los pies

Cuando nos ponemos a analizar el fetichismo de los pies nos damos cuenta de que hay diferentes tipos de juegos eróticos para fomentar la excitación. Te muestro algunos de los más importantes para que te sea más sencillo conseguir el éxito.

Footjoob: suele ser una técnica muy usada y consiste en la masturbación con los pies.

Barefoot: consiste en ver los pies descalzos para conseguir la excitación.

Masaje: un buen masaje de pies suele ser muy demandado por los fetichistas de los pies.

Gagging: recibe este nombre cuando una persona introduce el pie en la boca o lo besa para conseguir la estimulación.

Footstol: es cuando se hace de reposapiés.

Tickling: es hacer cosquillas para conseguir la excitación de la persona que está recibiendo esas cosquillas.

Tramplig: cuando a la persona le gusta ser pisada por los pies de su pareja. En este caso la sumisión y la dominación entran en juego.

¿Cómo digo a mi pareja que soy fetichista de los pies?

Muchas personas tienen miedo de comunicar a sus parejas que son fetichistas de los pies. Pero no hay que tener miedo, es algo normal y para disfrutar de las relaciones es importante ser sinceros. Seguro que tu pareja no te va a mirar raro, sino todo lo contrario. Desde ese momento hará todo lo que esté en sus manos para darte el placer que estás buscando a través de los pies.

Por supuesto, no tienes que sentirte presionado o presionada, lo tendrás que hacer cuando realmente te sientas cómodo para decírselo. Seguro que si llevas un tiempo con tu pareja y ya tienes confianza, no te será complicado decírselo. Por supuesto, díselo en un momento divertido para ambas partes para que la noticia encaje todavía mejor. Y por supuesto, lo tienes que decir con naturalidad, no como algo raro. Si tu pareja no te ve segur@, entonces tendrá dudas también.

Hay que recordar que el principal motivo de comunicar a la pareja de que una persona es fetichista es para conseguir que esa persona aporte placer a través de ese medio. Para una persona que no es fetichista, los pies pueden ser algo secundario. Por ese motivo, se tiene que comunicar para que se centre un poco más en ellos. Y por supuesto, hay que mostrar nuestros sentimientos para conseguir que nuestra pareja nos conozca más a fondo y en consecuencia esté más feliz a nuestro lado.