Fetichismo

Qué puede hacer por tu placer…

Qué excitante puede ser una prenda íntima de otra persona. Un guante, una media, un fino zapato de tacón… Solo hay que saber jugar con ellos. Algunos lo llaman fetichismo, pero nosotros lo consideramos alto conocimiento erótico. ¿Te apuntas?

En un sexo sin límites, los objetos son esenciales. Son la sal y la pimienta de un encuentro excitante, capaces de dar mucho placer con la vista, el tacto y el olfato. Lo mejor es su capacidad para hacer saltar los papeles a cualquiera y excitar en grado máximo.

Jugar con cualquier tipo de objeto en una relación rompe con la rutina y abre las puertas de la imaginación… Lo que se ha llevado puesto durante el día, un anillo, un pintalabios…, eróticamente usados, son los más potentes afrodisíacos. ¿Te atreves con ellos? En Casual Escorts sabemos muy bien qué pueden hacer por tu placer.


Un placer loco

Hay que salir de las zonas erógenas para excitarse. Un buen amante utiliza las imágenes, el tacto, los ojos cerrados, la voz, objetos, sorpresas… para mantener excitada a su pareja y mover su deseo al ritmo de su buen hacer. Con imaginación y experiencia, pueden pasarse horas pegándose un buen polvo, o tener una relación sexual muchos años sin cansarse. El placer no tiene límites.

Y una excelente técnica para ello es la del fetichismo o invitar a adorar un objeto, una parte del cuerpo, una situación, con mucho morbo. Provocar con una lencería salvaje, improvisar con algo que se tiene en el bolso, pedir a la otra persona qué le pone. A veces se sabe, pero muchas otras uno mismo se sorprende cuando algo dispara su deseo sin esperarlo, quizás conectando con un deseo de infancia, un recuerdo… Cuando se detectan, hay que dar vía libre a estas pequeñas perversiones para tener una vida sexual íntima y picante, liberar la parafilia que todos llevamos dentro.

Y si no, pregúntate, ¿qué te excita a ti? Cada uno tiene su sentido más sensual, sus fantasías eróticas, sus situaciones prohibidas, sus recuerdos picantes, sus escenas predilectas de películas. Lo mejor es no cortarse y permitirse vivirlas, abrirse a realizar los deseos del otro o a una nueva práctica, divertirse con ello, disfrutar de esos momentos anormales en que se más auténtico/a que nunca.

También es todo un arte crear rituales sexuales en que el objeto escogido es el dios que venerar. Haz que el otro/a grite, que lo busque, lo desee, se llene de él. Y disfruta del sexo como nunca. Es tan potente ser fetichista.

fetichismo image 2

Deseos que corren por nuestra sangre

El fetichismo está en las venas de mujeres y hombres desde tiempos antiguos en que religiosamente se veneraban piedras, animales, imágenes, incluso la sangre que se utilizaba en los sacrificios. Determinados objetos conectan con nosotros de formas insospechadas y pueden provocar el fluir de nuestro deseo o iniciar juegos de poder. Lo que hacen es disparar los mecanismos que van a disparar nuestros niveles de placer. Podríamos decir que tienen poderes mágicos.

Vale la pena por tanto rendirse ante una media de nylon, un botón, un delantal, un globo, un estetoscopio…, que puede aparecer como un juego pero que va a hacernos vivir de otra forma el sexo. Un objeto que se huele, se frota contra el cuerpo o los genitales, se pone sobre uno/a mismo o sobre el otro/a, se chupa, con el que masturbarse… Deja que te atrape con su poder. Muchas veces el objeto dispara el deseo de ser tratado como un niño/a, una enfermera, un héroe de película… Juega a fondo que vas a ver lo que es disfrutar de verdad.


Fetiches muy calientes

Cualquier objeto puede convertirse en fetiche sexual y ser de lo más excitante: unas botas, un peinado, lencería, el cuero, unas medias, el ruido de un globo al explotar, peluches, piercings… También partes del cuerpo como pies y manos, axilas, cicatrices, partes depiladas... Bien utilizadas, pueden conseguir mucho poder. Deja que lo usemos contigo en Casual Escorts para despertarte una sexualidad oculta.

Conviértelos en perversos y entra en el juego altamente excitante de dejarse llevar por los deseos más ocultos e insólitos.

Unos pies eróticos

La alta cantidad de terminaciones nerviosas que tienen nuestras extremidades inferiores las convierten en una de las zonas más sensibles para acariciar y ser acariciados, masajear y ser masajeados, chupados, untados, mojados… O cubiertos con exquisitas medias o zapatos.
El fetiche de pies ha provocado grandes obsesiones, plasmadas en muchas películas como juguetes sexuales. Y qué decir de la excitación sexual que han provocado millones de zapatos femeninos en el mundo. Prueba a hacer el amor con ellos, vas a ver cómo cambia todo.

El perverso cuero

Imposible saber cuándo empezó el mito del cuero pero lo cierto es que es hoy uno de los tejidos más excitantes del mundo. Se hacen con él miles de prendas eróticas y sadomasoquistas que dan a cualquier relación sexual un bienvenido toque porno. No sabes lo que es el sexo salvaje si no te has puesto nunca unos calzoncillos, un sujetador o ropa de cuero.

La picante lencería

Todas las mujeres saben el poder que tiene una pieza de lencería asomando en el escote o bajo la falda. Y no digamos cuando se lo quita, lentamente. Corsés, picardías, sujetadores mínimos, medias con oportunos agujeros… Lo mejor de la lencería es que excita la imaginación durante horas y lleva a soñar con escenas inimaginables, ¡vaya poder tiene! Déjate seducir por ella. Toca, toca.

Piercings provocativos

Cuanto más ocultos, más excitantes, esperando a ser descubiertos en exclusiva… Los piercings son como secretos de placer y dolor destinados en exclusiva a excitar al ser mirados.

Cabello juguetón

Una melena rozando el cuerpo puede llevar al orgasmo sin ningún contacto más, ¿te vas a perder este tremendo placer? Introduce en tus relaciones sexuales pelucas que cambien la apariencia de la mujer por unas horas mientras cosquillean tus partes nobles, déjate latigar por una buena melena, arrástrate tras la seducción de un pelo electrizante.

Disfraces infinitos

O las situaciones que crean los disfraces o los objetos que suelen llevar con ellos, la inyección, el libro escolar, la libreta para poner una multa, el volante, la gorra de piloto… te hacen olvidarte de ti mismo y dejar de controlar. Por qué no vas a dejar por una vez que se te tire esa azafata con su pañuelo de la compañía, o que te anote una falta en su libreta esa policía…
Añade un toque más disruptivo al disfraz jugando al travestismo, al cross-dressing, al cambio de género… Ponte una prenda prohibida y descubre qué pasa contigo y cómo afecta a tu conducta. Está muy lejos de ser un trastorno.

Objetos sádicos

Tantos objetos tienen un toque sádico que van a hacer que te pases en el sexo… Hazle sombra a “50 sombras de Grey” y saca de un látigo o unas esposas el mayor de los placeres. Ponte a buscar también unas muñequeras o tobilleras, un vestido de cuero o el tan potente collar que le pone el amo a su sumiso/a.

Lo sucio excita

Los fluidos y olores corporales, las eyaculaciones en diversas partes del cuerpo, las deposiciones, los pañales sucios, son potentes disparadores de nuestro interior primitivo. Ese que esconde el sexo más loco. Lo sucio, excita.

Piel sobre piel

El látex, vinilo, goma, prendas brillantes y ajustadas provocan en muchas personas el deseo de tocarlas con todo su cuerpo, de pegarse a ellas, de arrancarlas. Parece que se quiera provocar llevando piel sobre piel, y cómo pone esto… ¿Te han arrancado alguna vez una prenda del cuerpo? Mmmm, no sabes lo que te pierdes.


Fetichismo en Casual Escorts

Adentrarse en el fetichismo no suele hacerse de forma natural. Hace falta que alguien lo desee o relacionarse con un/a experta en erotismo, para aprender el lenguaje secreto de los objetos en el universo del sexo.

Hay tantos objetos fetiches que lo ideal es encontrar una pareja que disfrute con lo mismo. Si solo uno se lo cree, no funciona. Por eso en Casual Escorts encuentras mujeres que conocen bien sus gustos sexuales y te dirán qué les pone o cómo van a saber jugar con lo que te pone a ti.

Y si todavía no has descubierto los fetiches que abren las puertas de tus deseos sexuales más profundos, deja que una escort imaginativa lo descubra…